Noticias y consejos sobre Marketing Online

Cómo utilizar un Análisis de la Competencia para construir una estrategia de contenidos

Publicado por Javier Gomez

Encuéntrame en:

28/07/16 12:47

analisis_competencia_G4.jpg
 
No puedes permitir que tu competencia dicte tu estrategia, pero necesitas saber cómo se están posicionando. Aquí explicamos cómo usar este conocimiento para desarrollar tu propia estrategia.

La verdad es que no soy un gran fan de ver lo que mis competidores están haciendo. Al menos, no si yo puedo hacer lo mismo. Si estás constantemente observando lo que hace la competencia, lo más probable es que acabes imitándolos y nunca crees algo único. Serás otro negocio más del montón.
 
Pero sí es necesario saber lo que están haciendo. En ello radica la paradoja - para ser único y posicionarse de manera diferente, es necesario entender primero cómo tu competencia se está posicionando.
 
En este post, vamos a hablar acerca de cómo analizar a tus competidores para identificar sus puntos fuertes y débiles, de manera que podamos definir una dirección única para tu propio contenido de marketing. No se permiten imitadores.


1. Analiza su estrategia de producto

Antes de ver cualquier otra cosa, es necesario primero entender los productos de la competencia y su mercado objetivo.

Un error común que muchas empresas cometen es asumir que otra compañía está compitiendo por su mismo público. El hecho de que ellos estén en el mismo mercado no significa que estén tratando de atraer a los mismos clientes.
 
Estaba reunido hace unos meses con cliente y me contó su caso. Estaban creando la estrategia de contenidos para su empresa, en la industria del comercio electrónico, con un producto que permitía a la gente crear tiendas online. Asumieron que las compañías punteras en su industria eran competidores, simplemente porque tenían otros productos similares.
 
Su error fue suponer que perseguían a los mismos clientes. Crearon una estrategia de contenido mediante el análisis de lo que hizo su competencia y intentar derrotarles en su propio terreno. Así que se focalizaron en el perfil de cliente de nuevo emprendedor en solitario y no técnico.
 
Lo que deberían haber hecho, y finalmente hicieron, era centrarse en sus puntos fuertes y diferenciadores. Se dieron cuenta de que su producto estaba destinado para las personas más técnicas, aquellos desarrolladores y diseñadores que apoyaban a los empresarios de comercio electrónico.
 
Al centrar su contenido más en esta audiencia, dejaron de jugar en el campo de batalla de otra persona y crearon su propio terreno de juego.
 
La mejor manera de analizar el producto de un competidor, realmente es usarlo. Comprarlo de ellos si es necesario y repasar sus características. Mirar en foros de la comunidad para ver de lo que la gente se queja. También se puede buscar en webs de opinión donde se hagan comparaciones de productos.
 
 

2. Analiza su estrategia de contenido

Una vez que hayas identificado quiénes son tus competidores reales, observa su estrategia de contenido. Sabes que están dirigidas a la misma audiencia que tu empresa, pero quieres entender la forma en la que ellos se dirigen.

Tus competidores probablemente abordan una cantidad limitada de temas en su contenido. Por lo general, estos temas se basan en sus puntos fuertes, las cosas que su producto hace mejor.
 
Hay dos formas de combatir esto.
 
La primera: atacar a sus debilidades mediante la creación de contenido que aborde los temas en los que no se están centrando ellos. Atraer a las audiencias a las que se están dejando fuera.
 
La segunda: Vete a sus puntos fuertes. Haz esto sólo si tu producto puede vencerlos en esos puntos fuertes. Si no puedes, entonces resta importancia a sus puntos fuertes en tu contenido y céntrate en los tuyos.

La diversidad de contenidos de tus competidores puede variar. Algunos pueden centrarse únicamente en el contenido del blog, mientras que otros puede que tengan grandes canales de YouTube, podcasts o seminarios web.
 
Busca oportunidades para establecer una presencia en los canales antes que tus competidores. Si no están en YouTube, llega el primero. Si no han estado escribiendo artículos de blog en LinkedIn, empieza a poner contenido allí y a adquirir seguidores. Eso no significa que debas olvidar tu propio blog. Sólo significa que necesitas expandirte más rápido para llegar a otros públicos el primero.
 

3. Analiza su estrategia SEO

La otra cara de la moneda es averiguar a qué palabras clave se está orientando tu competencia. ¿Para qué términos posicionan y para cuáles no?

Si el competidor está firmemente posicionado en la parte superior de Google para una determinada palabra clave, podría ser inútil tratar de desalojarlos. Esto no quiere decir que cedas esas palabras clave a ellos.
 
En su lugar, empieza atacando otras palabras clave para las que no están posicionando, y usa eso como plataforma para ayudarte a tomar posiciones y en un futuro abordar las palabras clave para las que sí posicionan ahora.

Volviendo al caso de mi cliente anterior, hubo un competidor que estaba muy asentado en la parte superior de los buscadores para palabras clave como "plataforma de comercio electrónico". Si mi cliente se hubiera focalizado en ese término o similares, en vez de en palabras clave más fáciles, se habría dado de golpes contra la pared.
 
Así que mi cliente analizó los términos no contemplados por su competencia y empezó a posicionarse por aquellos que sus competidores ignoraban. También se aseguró de que esas palabras clave eran consistentes con su producto y el contenido que querían escribir.
Informe SEO Gratis
 

4. Ponlo todo junto

Ahora tienes una idea más clara de a qué público se dirigen tus competidores, cuáles son las características que están promocionando, qué contenido están creando y para qué palabras clave posicionan en los buscadores.

Es hora de tener todo esto en cuenta para tu propio plan de contenidos.
 
Como dije al principio, no creo que sea una buena idea dejar que la competencia dicte tu estrategia. Anteriormente ya deberías tener un plan basado en tu negocio, audiencia, productos y público objetivo. Cualquier información que hayas adquirido desde el análisis de tu competencia debe contribuir a esto, en lugar de dictar una nueva estrategia.
 
Haz una lista de tus competidores y sus fortalezas y debilidades en el producto, contenidos y palabras clave. Comienza por identificar lo que se puede ganar con poco esfuerzo, las debilidades se pueden explotar, y hacer frente a ellos desde tu contenido y SEO.

Los mejores puntos fuertes a por los que ir son aquellos en los que tu producto les puede ganar. La combinación perfecta es cuando ellos se dirigen a un tema muy popular, pero no están alineados para estas palabras y su producto no se ocupa de todas las cuestiones en torno a ese tema. La popularidad del tema te indica que las personas se preocupan por eso, lo que significa que puedes lanzarte en picado con un producto mejor y empezar a posicionar para estas palabras.

Cuando hagas todo tu análisis, pon todos los datos en una hoja de cálculo o documento. Este documento no necesita ser actualizado con demasiada frecuencia, pero ayuda a comprobar en cada trimestre si estás al día sobre tu competencia.
 
Pero recuerda: ¿Quieres ser el líder en la industria. Explota las debilidades y ataca los vacíos o huecos que otros han perdido, pero no sin dejarte atrapar por copiar las estrategias de tus competidores.
 
 ¿Le ha gustado lo que ha leído?  Haga clic aquí para suscribirse a este blog

Temas: análisis de competencia